Sabías que nuestro cerebro se compone de un 90% de agua, la sangre de un 83%, la masa muscular de un 75% y los huesos de un 22%?

Para empezar la hidratación es la encargada de la refrigeración, la eliminación de desechos, la lubricación de las articulaciones, el transporte y absorción de nutrientes, entre otros.

  • Cada célula, tejido y órgano del cuerpo necesita de la hidratación para funcionar correctamente
  • Ingerir agua facilita la eliminación de residuos producidos en los procesos metabólicos, por lo tanto ayuda a tener una función química celular adecuada.
  • Perdemos agua al ir al baño, al sudar, al enfermar, por lo tanto, si no recuperamos el agua perdida nos podemos deshidratar.
  • Una adecuada hidratación facilita la oxigenación de las células cerebrales, de esta forma ayuda a mantener al cerebro en alerta.
  • El  agua es fundamental en la digestión de los alimentos y absorción de nutrientes.
  • En cuanto a la tensión arterial es indispensable tener el cuerpo hidratado para mantenerla en los límites saludables.
  • Una buena hidratación mejora el funcionamiento de los riñones por lo tanto se da una correcta eliminación de residuos a través de la orina.
  • Una adecuada hidratación ayuda a preservar la elasticidad, suavidad y el tono de la piel, en consecuencia la piel  luce saludable.
  • La hidratación ayuda a mantener las funciones cerebrales como el rendimiento, la atención, la memoria a corto plazo, entre otros.
  • El agua permite la refrigeración del cuerpo a través de la sangre.

Para concluir, debemos beber abundante agua durante el día, comer frutas que contengan agua, tener una dieta equilibrada y realizar actividad física.

La hidratación para todos es importante en especial para:

  • Los bebés: porque sus riñones inmaduros eliminan a través de la orina y no saben expresar la sed.
  • Los ancianos: porque tienen la función de los riñones reducida y no perciben la sed.
  • Las mujeres embarazadas: para mantener el equilibrio del líquido amniótico y evitar infecciones urinarias.